22 Curiosidades sobre el Whisky

En @DeVinosyJamones, creemos que el saber no ocupa espacio por lo tanto saciamos tus dudas con: 22 curiosidades sobre el Whisky y ademas te prometemos varios tragos para la próxima nota. Que lo disfrutes

De agua, cereal, y levadura. La calidad del agua es un factor determinante y por eso los escoceses llaman al whisky “el agua de la vida”.

Hay dos solamente: el de malta y el de grano. El primero solo se hace de cebada malteada y el segundo es la mezcla de varias maltas. El whisky de una sola malta (single malt) se produce en una destilería. El de grano mezcla el producido de varias destilerías.

El whisky mezclado ocupa el 95% del mercado mundial. Los escoceses de una sola malta solo representan el 5%. Uno de cada 50 empleos depende de esta industria.

Exactamente. La gran mayoría de whiskies, a la larga, son la suma de varios whiskies.

El pionero de esta práctica fue Andrew Usher en Edimburgo, a comienzos de 1860. Todo surgió porque el whisky de malta tenía un sabor muy fuerte y no era una bebida ideal para todos los días. Al practicar las mezclas, su sabor se hizo más “digerible”, e hizo que su consumo fuera posible a diario y en cualquier ocasión.

Hay más de cien en Escocia y cada una de ellas produce sus propias maltas. Unas están en “las tierras altas”, que están arriba de una línea imaginaria entre Dundee y Greewock (puntos extremos al este y el oeste del país); las “tierras bajas”, debajo de esa línea; otras, en el valle del río Spey, y otras, en Islay, una isla pequeña al oeste. Cada una tiene su manera de “tostar” el grano y el agua es muy diferente en cada lugar.

La clave está en mezclar cuidadosamente varios whiskies de muchos años de añejamiento.

Es como con la Coca-Cola: nunca se sabrá la fórmula. Cada marca tiene su secreto sobre las proporciones o los porcentajes, pero una mezcla promedio parte de diez whiskies diferentes y puede llegar hasta 50.

No. Esa etiqueta se refiere a la edad mínima que tiene el más joven de todos los whiskies que hacen parte de la mezcla que se ofrece en la botella. Si dice 12 años, es porque el más joven debe tener al menos esa edad.

Por ley, en Escocia ningún whisky puede tener menos de tres años y deben añejarse en barriles de roble que no excedan los 700 litros de capacidad.

No, la botella no añeja, ese proceso solo ocurre en la barrica. No vaya a cometer ese oso de guardarlo en el depósito del apartamento para ver si le sabe mejor en unos meses.

Esta marca solo se distribuye en América Latina y en el mercado hispano de Estados Unidos.

Ella es una de las pocas mujeres master blender que existen hoy en día. Y ella —química de profesión y con un sentido del olfato muy desarrollado— creó esta mezcla que lleva su sello. Actualmente vive en Edimburgo.

Son los maestros mezcladores. Son quienes se dedican a probar maltas diariamente para luego mezclarlas y crear whiskies. El olfato es su principal herramienta de trabajo y duran años en lograr esa virtud.

El bourbon es whisky, pero hecho en Norteamérica. Su nombre viene de una población donde se produjo originariamente: Bourbon County (Kentucky). Está hecho principalmente de maíz, se añeja en barricas nuevas, traídas de Escocia, que luego vuelven a su país de origen para ser usadas otra vez. El scotch se añeja en barricas que primero añejaron bourbon.

De poder hacerse, se puede. De hecho, muchos países tratan de hacer su propio scotch, pero el resultado no es igual. Escocia tiene una calidad de agua única y un clima que permite que en el proceso de maduración la temperatura sea estable (no hay que olvidar que son muchos años en barriles). El exceso de sol es muy perjudicial para la maduración del whisky.

Por supuesto. Hay varios famosos: el whisky sour, por ejemplo, que se hace normalmente con dos shots de escocés, un shot de sumo de limón, uno de zumo de naranja y azúcar. También está el caipirnisky, entre otros, adaptado libremente en los bares.

Una copa no muy alta, ancha en la parte de abajo y angosta en la boca. Esta copa es ideal para catas, principalmente. No lo tome, ojalá, en vaso plástico ni en el vaso de mermelada que ya lavó y que usa para tomarse el tang.

Los expertos son muy diplomáticos con la respuesta. Si le sabe bien y no le da pena, puede echarle hasta masato. Al final, lo importante es que quien lo tome, lo disfrute como prefiera.

Si realmente quiere saborearlo, degustarlo, e intentar sentir eso que llaman “aromas” y “finales”, lo recomendable es servir primero un vaso de agua aparte, muy frío, y tomar un poco, incluso hacer un buche si quiere. Esto es para refrescar la boca y la garganta. El segundo paso es tomar un sorbo puro de whisky para sentir la calidad. Le sugerimos que lo haga solo en su casa, con amigos máximo, no se le ocurra hacer buches de agua delante de la mujer con la que esta saliendo

Cuando usted sirve un poco de whisky en un vaso transparente, lo toma y lo pone de nuevo verticalmente, verá que el licor se pega a los lados. Esas marcas que quedan son las piernas que dejan ver la fortaleza alcohólica y la viscosidad del whisky. Los de mayor cuerpo tienen las piernas más largas, obviamente. Y los de menor cuerpo, tienen piernas menos prominentes, como también es lógico.

Un brasileño, Claive Vidiz, duró 35 años recorriendo el mundo para comprar whiskies. La colección tiene 3384 botellas y fue llevada desde São Paulo a Escocia, por Diageo, para exhibirla como lo que es: un museo del whisky. Para quien visite Edimburgo, está en la Milla Real.