¿A Qué Temperatura Se Toma El Vino?

Vino caliente… Yo se que a muchos de ustedes le ha pasado. ¿Cuántas veces habran pedido un vino en una taberna, local, bar, tasca, cantina o cualquier otro lugar de esos que los argentinos adoramos para “chartear” viéndonos la cara, y se lo han servido caliente? Muchas, ¿o no? Me atrevería a decir casi todas.

Lo que también tengo claro, es que además ese vino rara vez baja de los $35 por copa (o copita…). El tema precio, es para tratarlo aparte, y prometo que lo haré. Por ahora, me conformo con reconocer que hace ya algún tiempo que tomé la decisión de no pedir una copa de vino cuando salgo a “chatear” con los amigos. Lo que busco en esos momentos es relajarme y pasar un buen rato, así que lo que menos me apetece es enojarme porque me han puesto un vino malo, caliente y caro.

Pero no quiero irme por las ramas. Lo que pretendo hoy, es que después de leer este post, todos tengan claro las temperaturas idóneas de servicio de los diferentes vinos. Y ahí, no le demos más vueltas, como dicen los árbitros: “Es así y punto”

Por lo tanto, aunque en bares y restaurantes no podes controlar la temperatura a la que te sirven los vinos (a no ser que lleves uno de esos termómetros en el bolsillo), lo que si podes y debes hacer, es controlar la temperatura del vino en tu casa. Nada en absoluto tiene que ver un vino a la temperatura correcta con otro que se encuentra grados por encima o por debajo. Realmente merece la pena recordar esta pequeña tabla:

Cava o Champagne: Servir entre 6 y 8 ºC
Vinos blancos jóvenes: Servir sobre 10 ºC
Vinos blancos con crianza: Servir sobre 12 ºC
Vinos rosados: Servir entre 9 y 10ºC
Vinos tintos jóvenes: Servir entre 14 y 15 ºC
Vinos tintos crianza: Servir sobre 16 ºC
Vinos tintos reserva: Servir sobre 18 ºC

Insisto, merece enormemente la pena recordar esta tabla y tratar de llevarla a cabo siempre que queres saborear un vino. Si queres comprobarlo por vos mismo, te sugiero que probes dos vinos iguales, uno a la temperatura correcta y el otro tres grados por encima o por debajo. Después de esa prueba, seguramente harás como yo y dejaras de pedir una copa de vino cuando salgas a “chatear”.

Sobra decir, que dependiendo de la temperatura ambiente que haya en el lugar donde te encuentres, el vino tardará muy pocos minutos en situarse en “temperaturas inapropiadas”. Para evitar que esto suceda, si que te recomiendo decididamente este otro enfriador para vino, de gran utilidad especialmente en meses muy calurosos o muy fríos.

Si la temperatura de servicio es primordial, la de almacenamiento no lo es menos. Para garantizarnos una correcta conservación de nuestros vinos, lo mejor es contar con una buena vinoteca (en @DeVinosyJamones tenemos las cavas ideales para vos).

Para terminar, simplemente me permito recordar esa célebre frase de “el vino se bebe a temperatura ambiente”. Ya…. pues me da la impresión que la frase la inventaron los dueños de esas tabernas, locales, bares, tascas o cantinas que solemos frecuentar cuando queremos “chatear”.